Gmail – Tu lista de tareas está en tu Inbox

En muchas ocasiones nos obsesionamos en hacer listas para gestionar el trabajo que tenemos pendiente. El problema de la lista de tareas es que hay que escribirlas, hay que tacharlas, no hay que perderlas, ….

En esta entrada del blog ya expliqué que yo no suelo usar listas diarias.

Pero en cambio si que utilizo mi Inbox o bandeja de entrada para saber todas las tareas que tengo pendientes.

Con esta espero empezar una serie de entradas en el blog con consejos para sacar el máximo rendimiento a nuestras cuentas de Gmail.

El Inbox es tu lista de tareas
El Inbox es tu lista de tareas

Gmail

Seguro que existen otros grandes gestores de correo pero yo utilizo exclusivamente el Gmail para gestionar mis correos (gestiono más de 10 cuentas).

Como hacer esto y las ventajas que conlleva tenerlo todo centralizado ya lo explicaré otro día.

La cuestión es que en la bandeja de entrada tengo (casi) todas las tareas pendientes en forma de correo.

Entonces, ¿porque crear una nueva lista si ya la tengo creada en el correo? Yo creo que no es necesario.

En el inbox tienes todo lo necesario

No sé cómo funcionareis vosotros, pero a mi todo el trabajo me llega por correo electrónico. Un cliente con una pregunta, un mensaje de un compañero que pide ayuda, algún familiar recordándome algún evento, …. Muchos de estos mensajes acaban generando una tarea que requiere mi atención e intervención.

Así que ya os podéis imaginar que no soporto tener la bandeja de entrada del correo llena de mensajes.

Cada vez que me llega un correo, lo leo, decido si requiere mi atención y decido si archivarlo o gestionarlo.

Si lo archivo, au revoir, ya no pienso nunca más en él.

En caso de decidir gestionarlo, lo dejo en el Inbox hasta que puedo dedicarle el tiempo necesario y atenderlo.

[box] … terminar un día sin ningún mensaje en el Inbox es un reto, y en caso de conseguirlo, es un éxito[/box]

Si alguna tarea me llega por correo, sino que viene a raíz de una llamada, o de cualquier otro modo, yo mismo me mando un correo con aquello que debo hacer.

Entonces, terminar un día sin ningún mensaje en el Inbox es un reto, y en caso de conseguirlo, es un éxito.

Las malditas benditas pestañas de Gmail

Ahora ya hace un tiempo Google decidió que para nuestra comodidad era necesario que tuviéramos hasta 5 pestañas que nos dividían la bandeja de entrada, en las cosas importantes, y todo el resto.

En su momento muchos usuarios se quejaron bastante porque aquello les cambiaba la manera de gestionar su correo. Yo me lo miré con escepticismo pero decidí darle una oportunidad.

[box] … los correos que no son importantes ya no van a parar a mi Inbox …[/box]

Ahora, con el tiempo, me resulta de gran ayuda porque los correos que no son importantes ya no van a parar a mi Inbox principal, si no que se autoclasifican en alguna de las pestañas de las que dispone.

De esta manera toda la publicidad ya no la veo en la bandeja de entrada, los mensajes de los foros, los correos de los blogs a los que estoy suscrito, los correos autoenviados de las redes sociales, …. Y en la bandeja de entrada solo me llegan los correos importantes.

Si, de acuerdo, a veces se equivoca.

Pero basta con arrastrar los mensajes a la pestaña correspondiente (aquella donde quieres que te entren esos correos) y Gmail aprende para las siguientes veces.

Conclusión

No es necesario buscar nuevas herramientas para ayudarnos a trabajar mejor, de manera más eficaz.

Basta con saber aprovechar todo el potencial y recursos de aquellas que ya usamos de manera habitual.

¿Qué trucos usais vosotros para gestionar vuestra lista de tareas?


Si te ha gustado dale al +1, sino al -1 😉 y déjame un comentario.

¿Quieres ganar tiempo? Programa tus comidas

photo credit: <a href="https://www.flickr.com/photos/eustaquio/3610622754/">Eustaquio Santimano</a> via <a href="http://photopin.com">photopin</a> <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/">cc</a>
photo credit: Eustaquio Santimano via photopin cc

A no ser que seas una de esas personas afortunadas a los que les hacen la compra y les cocinan la comida, este truco te puede ayudar a ganar unas cuantas horas a la semana. Además ganarás en salud, ahorrarás dinero y te sentirás mejor. Incluso podrías llegar a perder algunos kilos…. Sigue leyendo, y te lo explico.

La improvisación

Generalmente las familias debemos dedicar varias horas a la semana a comprar y a cocinar. Cada día se produce la misma situación en muchos hogares entre algunos de sus miembros :

– ¿Qué comeremos hoy?

– ¿Qué tenemos en la nevera para comer?

En el mejor de los casos, si lo tienes previsto, la respuesta será rápida y sencilla: ‘comeremos esto’ o ‘hoy toca…’. En el peor de los casos  acabaremos decidiendo comprar ‘cualquier cosa’ o ‘ya veremos al mediodía/noche’.

La improvisación y la incertidumbre en la programación de tu dieta, es el peor de tus enemigos y, en consecuencia, te genera varios problemas :

– mayor gasto económico

– dieta poco equilibrada

– consumo excesivo de pre-cocinados

– pérdida de tiempo

Mayor gasto económico

No saber muy bien que debes comer cada día, acaba implicando que compramos por duplicado, que compramos pre-cocinados, que compramos en exceso, que cocinamos de más, que comemos en un bar o restaurante, que tiramos comida, …

Dieta poco equilibrada

Ocurre porque acabamos repitiendo el mismo menú varios días a la semana, dejamos de comer algunos alimentos básicos para mantener un buen estado de salud, probablemente abusaremos de comidas que necesitan poca cocción, que sólo requieren calentarlas, ….

Consumo excesivo de pre-cocinados

Es muy fácil (y rápido) comprar una pizza congelada, un Yatekomo, una sopa rápida o un risotto deshidratado. Pero no nos engañemos: ni está tan bueno como queremos hacernos creer, ni es suficientemente saludable.

Pérdida de tiempo

Acabaremos yendo a comprar varios días a la semana, habiendo de sufrir las colas, los tiempos de aparcamiento, el tiempo de desplazamiento hasta el súper y  dentro del súper, …

La solución: programa tus comidas

Pero tu problema es que no sabes que debes comer cada día, ¿no?

Si estás leyendo esto es porque tienes Internet, y por lo tanto, puedes buscar un lugar web de recetas, buscar algún menú, consultar las webs de revistas dónde suele haber una sección de alimentación sana, … Seguro que con muy poca inversión de tiempo encuentras alguno que te guste y se adapte a tus necesidades. Y si no, !pregúntale a tu madre¡, probablemente ella es la que te alimento durante muchos años. Seguro que sabrá decirte qué debes comer.

Inlcuso hay otra opción mejor: si tienes hijos o sobrinos o cualquier familiar en edad escolar, estás de suerte. En muchos de los colegios y escuelas ya tienen el menú mensual o trimestral programado. Consúltalo y úsalo para tu familia. Suelen ser bastante equilibrados y sencillos de realizar. Además, algunos incluso proponen el menú complementario para la cena. ¿Qué más se puede pedir?

photo credit: <a href="https://www.flickr.com/photos/exnovo/2410040564/">Carmen Alonso Suarez</a> via <a href="http://photopin.com">photopin</a> <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/">cc</a>
photo credit: Carmen Alonso Suarez via photopin cc

¿Que no sabes hacer una crema de champiñones o una vichyssoise? ¡Da igual! En Internet encontrarás cientos de recetas.

Llegados a este punto ya sabrás lo que debes comer todos y cada uno de los días del mes. Entonces es hora de programar la compra.

Consulta en tu menú mensual qué comerás, calcula las cantidades en función del número de miembros de la familia, haz una lista de lo que debes comprar, y compra ciñéndote a la lista.

¿Quieres ahorrar más tiempo?

Compra por Internet. La mayoría de los sitios web de supermercados permiten crear listas de la compra o guardar los productos que compras frecuentemente. Dedica unos minutos semanales, quincenales o mensuales a hacer la compra, y haz que te la traigan a tu casa.

Si prefieres ver los productos frescos antes de comprarlos, limítate a comprar los productos envasados (lácteos, zumos, legumbres, bebidas, detergentes, ….), o los que te inspiren confianza, por este sistema.

Incluso así, ganarás tiempo y ahorrarás esfuerzo, ya que cuándo vayas a comprar sólo deberás concentrarte en adquirir algunos pocos productos.

¿Todavía quieres más tiempo?

Dedica un día a la semana a cocinar. Los fines de semana son un buen momento, ya que la mayoría de nosotros disponemos de más tiempo. Incluso puedes convertirlo en una actividad familiar, animando a tus hijos o a tu pareja a participar. Os servirá para pasar más tiempo juntos, y reforzar vuestros vínculos haciendo un trabajo en equipo.

Veras que con el tiempo se convierte en un hábito sano y productivo.

Si además, cuándo cocinas, duplicas las cantidades previstas, podrás congelar el excedente y guardarlo en el congelador para la siguiente semana.

Extra bonus

¿No sabes cocinar? ¡Perfecto! Acabas de encontrar la mejor oportunidad posible para ponerle solución al problema. Como cualquier otro hábito y habilidad, cuánto más tiempo le dediques, mejor lo harás.

Empieza cocinando cosas sencillas, y verás como con el tiempo, querrás elaborar comidas más complicadas.

 

¿Conocías este consejo?¿Usas este sistema para ganar en tiempo, salud y dinero?¿Haces algo diferente a lo explicado? Cuéntanoslo.


¿Crees que esto le será útil a algún conocido tuyo?Envíaselo.

Si te ha gustado y crees que este consejo es útil, tienes varias opciones:

  • te lo guardas para ti, es tu secreto
  • lo compartes en Facebook
  • lo tuiteas
  • le das al +1
  • se lo explicas a todo el mundo

Tu eliges.