Cultura del rechazo a la excelencia

En esta sociedad y en este país en el que vivimos, me da la extraña sensación que siempre ha habido un rechazo por la excelencia que ha hecho que nos convirtamos, en general, en seres mediocres, en personas del montón. Y tal cómo refleja la genial frase de Andrés Pérez Ortega, “si eres uno más, serás uno menos”, es altamente perjudicial para nuestro desempeño laboral.

¿Y por qué nos ocurre?

Rechazo a la excelencia
photo credit: flickingerbrad via photopin cc

Si alguno de los lectores fue alguna vez un buen estudiante (no es mi caso) seguro que recordará no pocas situaciones de su infancia en las que, justamente por ser un buen estudiante, sus compañeros se reían y le hacían burlas. Se reían de su irritable insistencia en hacer siempre los deberes, se reían por querer hacerlos bien, se burlaban cuando respondía a las preguntas del profesor, porque preguntaba cuando algo no lo entendía, … Esta situación no era exclusiva de la infancia, sino que se seguía repitiendo durante la adolescencia, en el instituto, incluso en mayor medida.

Yo, sin haber sido un buen estudiante, recuerdo que estas situaciones ocurrían con los “empollones” y hacía que yo, a veces, incluso sabiendo las respuestas, cómo era un niño muy tímido, nunca me atreviera a responder a las preguntas de los profesores. Además, si tenías los deberes hechos, tenías más probabilidades de salir delante de toda la clase a explicar cómo habías resuelto el problema o a leer tu redacción. En definitiva, acababa siendo casi un castigo saberse la lección y un regalo el no saberla.

El resultado era que el no ser un buen estudiante, o el no ser aplicado, te ahorraba bastantes situaciones incómodas y desagradables. Te ahorrabas ser objeto de burla y ser ridiculizado. Incluso, probablemente, me atrevería a decir que el ser un mal estudiante te ayudaba a formar parte del grupo de gente “cool” (o cómo decíamos cuándo yo estudiaba, “gente guay”). Pasabas a formar parte de los burladores en lugar de ser de los burlados.

Pero … parémonos a pensar un momento …

Si durante nuestros años de formación, aquellos en que somos cómo esponjas que absorben conocimiento, aquellos en que definimos nuestro carácter, aquellos años en los que nos transformamos en personas adultas y definimos muchas de nuestras futuras conductas, aprendemos a no destacar precisamente para no ser un paria social … ¿qué información le estamos mandando a nuestro cerebro? ¿cómo será nuestro carácter? ¿cómo afrontaremos situaciones similares en nuestros trabajos diarios?

Probablemente el mensaje que estamos interiorizando, sin darnos cuenta, es el de no destacar para no ser discriminado.

En el trabajo tampoco debemos destacar

Cuándo después de muchos años de estudiar, salimos al mundo laboral, dispuestos a encontrar un trabajo que nos satisfaga, llevamos tanto tiempo ensayando la lección, que la tenemos muy bien aprendida: no debemos destacar para no convertirnos en parias (laborales en este caso).

Si nos desvivimos por hacer muy bien nuestro trabajo, si nos aplicamos al máximo, si no nos gusta ser interrumpidos para hablar de lo que echaron ayer por la tele, si nos quedamos un ratito más para terminar aquello que es urgente, …. seremos rechazados por nuestros compañeros. ¿O no?

Pues precisamente, según mi experiencia, en el trabajo la situación se suele invertir. A pesar de que pueda haber algunos compañeros que nos critiquen nuestra pasión por el trabajo, aquél que se esfuerza por hacerlo lo mejor posible, suele ser recompensado por ello. Ejemplos de ello son que sus compañeros le buscaran para que les ayude cuándo tengan un problema, sus jefes les pedirán su opinión en algunas situaciones, los clientes preguntaran por él cuándo necesiten algo, …

Pero claro, inicialmente, cuándo los jóvenes llegan a sus primeros trabajos, después de tantos años de adoctrinamiento para no destacar, esta es su conducta natural, y para cambiarla necesitan volver a aprender algunas de las conductas básicas.

Para terminar esta entrada os dejo la opinión de Steve Jobs al respecto de la calidad: «Be a yardstick of quality. Some people aren’t used to an environment where excellence is expected.» – «Debes ser estricto con la calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un entorno en el que se exige la excelencia».


Si te ha gustado la entrada no te olvides de compartirla, hacer +1, tuitearla, …

Y si no te ha gustado, aprovecha los comentarios: dímelo, corrígeme, replícame, …..

5 libros que te ayudaran a crecer

5 libros que me han guiado
5 libros que me han guiado. Foto de: Xavi Gaya

En Setiembre del 2012, la empresa para la que trabajo me ofreció la posibilidad de inscribirme en un máster de Dirección y Liderazgo en concepto de formación.

La verdad es que al principio me daba un poco de pereza volver a las aulas a estudiar, pero al final, mi lado racional del cerebro me hizo aceptar la oferta.

El curso duró hasta Julio del 2013, cada viernes por la tarde y cada sábado por la mañana, 10 horas intensas de clase cada fin de semana, y cada fin de semana teníamos la suerte de tener un profesor nuevo, con una temática diferente.

Esta gran variedad en el profesorado nos dio una gran riqueza de experiencias y conceptos.

La lista de los libros

Pero además cada uno tenía sus autores de referencia y sus libros preferidos, que no tenían ningún inconveniente en compartir con nosotros.

Así que tuve la ocasión de conocer autores que desconocía hasta entonces, en temáticas muy variadas, pero mayoritariamente en temas de coaching, crecimiento personal, management, marketing, ….

Aquellos que me parecían más interesantes me los compré, y algunos de ellos incluso me los leí ;-).

Había veces que tenía tanto interés en alguno de los libros que me mostraban, que con el móvil me los compraba en Amazon en aquel mismo instante, desde la misma clase.

Como decía, después de haber leído tan solo algunos de ellos, de los que en aquel momento me parecieron más importantes, os comento los 5 que, después de leerlos, me han parecido más interesantes, y que creo que son 5 libros que te ayudaran a crecer.

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva - Stephen CoveyEl autor del libro ha sido un experto en temas de liderazgo, y explica cómo liderar cada uno su propia vida basándose en los principios y en los valores.

Este es un libro muy inspirador. Sin duda es uno de los libros más importantes que leí, además de ser el primero que compré durante el curso.

Este libro me ayudó a conocerme, me permitió darme cuenta de algunas conductas incorrectas que solía tener y corregirlas. Además me facilitó la confección de mi plan personal de vida, dónde definí cómo quiero que sea mi futuro, y cómo debo hacerlo para alcanzarlo.

Recomiendo este libro a todo el mundo, se encuentren en una encrucijada de su vida o no.

Padre rico, padre pobreRobert Kiyosaki explica la historia de su infancia, dónde tuvo la ocasión de tener lo que él llama dos padres. Uno le educó y enseñó valores, el otro le dio educación en materia económica. Uno fue un trabajador humilde, el otro se hizo rico y le explicó cómo serlo él también.

Este libro no me lo recomendó un profesor sino un alumno, un compañero de clase (¡Gracias Josep!). Me sorprendió la simpleza del libro, pero lo directo que es con el tema que trata. No me enseñó casi nada que no supiera anteriormente, pero me dio un empujoncito para convencerme de la importancia y necesidad de tener libertad financiera.

El autor ha escrito múltiples libros sobre libertad financiera, o lo que él llama «carrera de las ratas». Explica que el sistema actual nos tiene encerrados en un bucle infinito de ingresos-gastos que nos impiden convertirnos en ricos.

Personalmente creo que convertirse en rico no es tan sencillo cómo pretende el libro, pero si creo que da buenos consejos sobre cómo gestionar el dinero.

Este libro lo conocí mediante una recomendación en LinkedIn de Claire Diaz-Ortiz, que es una Likeable leadershipávida lectora de libros y suele recomendar ebooks gratuitos que le han gustado.

En este libro Dave Kerpen nos explica la importancia de mejorar nuestra sociabilidad y cómo conseguirlo. Usa historias y ejemplos reales de personas que ha conocido a lo largo de su trayectoria, y explica su propia historia, de cómo consiguió crear un negocio, o incluso de cómo se prometió con su mujer.

Aunque solo lo he encontrado en inglés, utiliza un lenguaje sencillo que lo hace fácil de leer.

Este, al igual que el libro de Stephen Covey, es un libro de referencia. El autor redefine el concepto de inteligencia, y Inteligencia Emocionalpretende diferenciar el CI (Coeficiente Intelectual) que hasta ahora se había entendido como inteligencia, del concepto de Inteligencias Múltiples que según el autor definen mucho mejor la inteligencia.

Un punto de vista diferente que nos ayuda a entender, entre otras muchas cosas, porqué no siempre los alumnos más inteligentes terminando siendo los de más éxito o mejores notas, o porqué algunas personas son mejores resolviendo problemas personales y otras son auténticos cracks en materia musical.

Muy recomendable.

!Nunca te Rindas¡Alfredo fue uno de los profesores que tuve durante el curso, y fue uno de los que tengo mejor recuerdo. Dentro de un tiempo, sin duda, retomaré la lectura de este libro para recordar y refrescar las ideas y los conceptos que tanto me impactaron durante las clases que tuve la suerte de asistir con el mismo autor.

Hay otros libros que considero importantes y interesantes, pero he querido destacar estos porque reflejan lo que he leído últimamente, me han ayudado a abrir los ojos y ver el mundo desde otra perspectiva, y me han guiado por el camino que he seguido en los últimos tiempos.


¿Y tú?¿Qué libros has leído?¿Qué libros recomendarías?