Lo llaman calidad en lugar de gestión

Calidad vs Gestión
photo credit: SalFalko via photopin cc

Los sistemas conocidos cómo sistemas de gestión de la calidad en realidad no son exactamente lo que su nombre indica. Son sistemas de calidad, pero no son simplemente lo que su nombre indica. Tal como yo lo entiendo son sistemas mucho más complejos en utilidad, y un nombre más correcto seria Sistemas de Gestión, que se parece más a la utilidad que realmente tienen. Por eso creo que deberían buscar un nombre más adecuado: Sistemas de Dirección, o Sistemas de Gestión, o Sistemas de Dirección Total.

Por que deberíamos cambiarle el nombre

Un sistema de calidad, sea cuál sea (TQM, SGC, ISO, …), no es nada más que una simple y sencilla, aunque muy laboriosa, herramienta para ayudar en la gestión a largo plazo de cualquier organización.

Esta herramienta tiene un plan de calidad que define la visión, misión y los valores de la organización, debe explicar cómo se estructura la organización, puede detallar cómo será la formación de los miembros de la organización, puede definir grupos de trabajo, grupos de gestión de la calidad, define los responsables de los procedimientos, tienen sistemas de identificación del progreso, … En definitiva, el plan de calidad define cómo son y cómo trabajan las organizaciones.

Así es como estos sistemas consiguen las conocidas organizaciones que «trabajan  con calidad», mejorando la gestión global de la organización. Y precisamente este es el motivo por el que los departamentos y responsables de calidad suelen estar en la parte alta de los organigramas organizativos, muy cerca de la dirección y la gerencia, ya que sus herramientas ayudan a tomar muchas de las decisiones de la organización.

Entonces, la pregunta que me surge es porque siguen llamándolos Sistemas de Gestión de la Calidad, en lugar de llamarlos Sistemas de Gestión Directiva. Supongo que la respuesta estará en los orígenes de la gestión de la calidad, pero este tema me lo guardo para otra entrada en el blog.

Debemos aprovechar nuestro tiempo

Tiempo

Aprovechar el tiempo
photo credit: Βethan via photopin cc

Debemos aprovachar nuestro tiempo, porque es un recurso limitado. Además, este no puede modificarse. Es imparable. Es inamovible. No puede controlarse. Lo único que podemos hacer con él es gestionarlo.

La casa, el coche, el trabajo, la familia, los amigos son elementos en nmuestras vidas que no podemos controlar.  Nos pueden despedir, nos pueden dejar de lado, se puede caer la casa, o nos pueden robar el coche. Todos estas cosas no las podemos controlar, no son realmente nuestras. Lo único que es realmente nuestro en esta vida es nuestro tiempo.

La buena notícia es que : Nuestro tiempo podemos gestionarlo.

Lo único que podemos hacer con el tiempo es administrarlo, gestionarlo, aprovecharlo, …
Cada segundo que dejamos pasar, es un segundo perdido. Por ello debemos aprovechar cada instante que nos ha sido asignado, y hacer algo útil con él.

El tiempo que tenemos

La esperanza de vida es de unos 80 años aproximadamente. Si empezamos a contar cómo años productivos desde la pubertad (14 años), y tenemos en cuenta que probablemente trabajaremos hasta los 70 años, nos quedan 56 años de vida productiva.
Cada día podemos aprovechar unas 12 horas (quitándole el tiempo de dormir, comer, …). Así que tendremos 12 horas durante 56 años, 245280 horas, para aprovechar haciendo aquello que queramos.

Según un estudio hecho en los años 90 por el Dr. K. Anders Ericsson, son necesarias 10000 horas de dedicación a cualquier materia para llegar a ser un experto en esa materia. Eso significa que podríamos llegar a ser expertos en 24,5 temáticas diferentes a lo largo de nuestra vida productiva.

Bromas a parte, tan sólo pretendo mostrar que tenemos mucho tiempo, pero que debemos aprovecharlo, y debemos preocuparnos de hacerlo.

Aprovechar mejor el tiempo

Aprovechar el tiempo que nos ha sido asignado es una de las pocas decisiones que podemos tomar unilateralmente en esta vida. Desde un estado de la libertad, nadie nos puede decir a que debemos dedicar nuestro tiempo.

Seguramente, tener clara esta decisión es una de las cosas más difíciles que existen.