Las mejores maneras de aprovechar el tiempo

Hace unos días hablaba de las mejores maneras de perder el tiempo, con una clara intención provocadora. En esta entrada quiero explicaros las mejores maneras de aprovechar el tiempo, el verdadero fin de la entrada anterior.

Desde muy pequeño mi madre siempre me decía que no se pueden hacer dos cosas a la vez, una frase con la que yo discrepaba siempre. A mi no me parecía tan difícil jugar mientras comía o hablar mientras estudiaba. No fue hasta unos años más tarde que entendí a que se refería mi madre en verdad.

Aprovechar el tiempo

Aprovechar el tiempo

Entonces empecé una época en dónde cumplía a rajatabla aquella frase que me decían de pequeño y nunca hacía dos cosas a la vez, a veces, ni siquiera hacía una. Años más tarde, cuándo las tareas se me acumulaban y me faltaba tiempo para hacer todo lo que debía y quería, tuve que saltarme de nuevo aquella enseñanza que me habían inculcado desde pequeño.

Ya cómo adolescente, con las ideas poco ordenadas, y intentando hacer varias cosas a la vez, el resultado solía ser un desastre. Obtenía resultados nefastos en aquellas tareas que requerían mayor concentración y dedicación, y resultados mediocres en el resto.

La parte positiva de todo ello fue que aprendí. Aprendí que hay ciertas cosas que no se pueden hacer a la vez, y en cambio, hay otras que si se pueden combinar.

Aprovechar el tiempo haciendo dos cosas a la vez

Casi todos habréis oído hablar en el ámbito de los ordenadores de la tecnología multitarea. Pues bien, hasta no hace mucho esta capacidad que tenían algunos ordenadores, que en realidad la proporcionaba el sistema operativo, era una falsedad.

La multitarea, o lo que es lo mismo, hacer varias cosas a la vez, los sistemas operativos lo simulaban repartiendo el tiempo de uso del procesador entre varias tareas, de manera que hacían pequeñas ‘operaciones’ de cada una de las tareas que tenían en cola, y las iban gestionando todas aparentando hacer varias de ellas en un mismo instante. Hoy en día los procesadores han evolucionado y si permiten gestionar varias tareas en el mismo instante.

Esta idea de aprovechar el tiempo haciendo varias cosas a la vez podemos aplicarla perfectamente en humanos. Veamos algún ejemplo en tareas cotidianas en el hogar.

  • Si estamos estudiando, deberemos parar un rato para descansar cada cierto tiempo. Estos descansos podemos aprovecharlos para hacer alguna otra actividad cómo preparar la comida.
  • Si estamos viendo la tele (aunque yo considero que es una perdida de tiempo) podemos aprovechar la publicidad para tender la ropa o preparar una lavadora.
  • Podemos planchar y escuchar la radio (esta es bastante común). Si sustituimos la radio por un podcast temático (cocina, idiomas, conferencia, …) estaremos aprovechando el tiempo mucho más, ya que estaremos aprendiendo algo.
  • Actualizar el ordenador y cualquier otra actividad. Actualizar el ordenador/móvil requiere muy poca intervención humana, y no es necesario estar pegado a la pantalla esperando que pregunte algo.
  • Tiempos de espera y leer. Si vamos a recoger a nuestra pareja o a un amigo, o si vamos al médico, o incluso en la cola del súper, podemos aprovechar ese tiempo de espera para leer un libro en el móvil, o leer los tweets, o leer las notícias, …

En general la idea es buscar espacios de tiempo muertos y rellenarlos con actividades útiles y provechosas. Utilizando este sistema veréis cómo al acabar el día habréis hecho muchas más cosas de las habituales.

Es necesaria una planificación

Para poder hacer varias tareas con el tiempo compartido es necesario tener claro desde el inicio, todas aquellas tareas que debemos hacer, así como hacer una estimación del tiempo necesario que requiere cada una.

Planificación para aprovechar el tiempo

photo credit: photosteve101 via photopin cc

También nos ayudará mucho dividir aquellas tareas que requieren más tiempo, en tareas más pequeñas. Pongamos un ejemplo con las tareas domésticas de nuevo.

Preparar la comida. Si tenemos que cocinar algo que requiere 10 minutos de preparación y otros 10 minutos de cocción, debemos tener en cuenta que la cocción no requerirá nuestra presencia, y por lo tanto, antes de empezar, debemos pensar a que dedicaremos esos 10 minutos de cocción. Tener la previsión de decidir que tarea haremos en segundo lugar antes de empezar la primera, nos permitirá ganar tiempo, ya que podremos escoger una tarea que deba hacerse cerca de la zona de cocción, y así evitar desplazamientos innecesarios, evitar el tiempo de decisión, …

En definitiva debemos de planificar todas las tareas que deseamos realizar en un espacio de tiempo determinado, antes de empezar ninguna de ellas para poder aprovechar nuestro tiempo al máximo. Con el tiempo y con la práctica esta técnica puede hacerse mentalmente sin esfuerzo, pero al principio os será de mucha ayuda el uso de listas, pero ya hablaré de ellas en otra entrada.

Read More