Debemos aprovechar nuestro tiempo

Tiempo

Aprovechar el tiempo
photo credit: Βethan via photopin cc

Debemos aprovachar nuestro tiempo, porque es un recurso limitado. Además, este no puede modificarse. Es imparable. Es inamovible. No puede controlarse. Lo único que podemos hacer con él es gestionarlo.

La casa, el coche, el trabajo, la familia, los amigos son elementos en nmuestras vidas que no podemos controlar.  Nos pueden despedir, nos pueden dejar de lado, se puede caer la casa, o nos pueden robar el coche. Todos estas cosas no las podemos controlar, no son realmente nuestras. Lo único que es realmente nuestro en esta vida es nuestro tiempo.

La buena notícia es que : Nuestro tiempo podemos gestionarlo.

Lo único que podemos hacer con el tiempo es administrarlo, gestionarlo, aprovecharlo, …
Cada segundo que dejamos pasar, es un segundo perdido. Por ello debemos aprovechar cada instante que nos ha sido asignado, y hacer algo útil con él.

El tiempo que tenemos

La esperanza de vida es de unos 80 años aproximadamente. Si empezamos a contar cómo años productivos desde la pubertad (14 años), y tenemos en cuenta que probablemente trabajaremos hasta los 70 años, nos quedan 56 años de vida productiva.
Cada día podemos aprovechar unas 12 horas (quitándole el tiempo de dormir, comer, …). Así que tendremos 12 horas durante 56 años, 245280 horas, para aprovechar haciendo aquello que queramos.

Según un estudio hecho en los años 90 por el Dr. K. Anders Ericsson, son necesarias 10000 horas de dedicación a cualquier materia para llegar a ser un experto en esa materia. Eso significa que podríamos llegar a ser expertos en 24,5 temáticas diferentes a lo largo de nuestra vida productiva.

Bromas a parte, tan sólo pretendo mostrar que tenemos mucho tiempo, pero que debemos aprovecharlo, y debemos preocuparnos de hacerlo.

Aprovechar mejor el tiempo

Aprovechar el tiempo que nos ha sido asignado es una de las pocas decisiones que podemos tomar unilateralmente en esta vida. Desde un estado de la libertad, nadie nos puede decir a que debemos dedicar nuestro tiempo.

Seguramente, tener clara esta decisión es una de las cosas más difíciles que existen.

Elegir un sistema de calidad

Elegir un sistema de calidad
photo credit: kenny barker via photopin cc

Empezar un sistema de calidad

En la actualidad en la empresa en la que trabajo queremos empezar a implantar un sistema de gestión de la calidad integral : SGC, SGCI, TQM, ISO, EFQM, … llamadle y usad el que queráis. Sistemas hay varios, todos ellos hartamente probados y corroborados por muchos años de uso, y de todos ellos de efectividad contrastada.

Aunque se llaman sistemas de calidad, yo prefiero llamarles sistemas de gestión.

¿Cuál elegir?

Hay que elegir uno. ¿Cuál? El que queráis, todos son buenos y todos funcionan. Incluso podéis elegir más de uno, y usar lo mejor de cada uno de los elegidos (aunque esto, si no tenéis experiencia previa, en mi opinión os resultará muy costoso de llevar a cabo).

En nuestro caso hemos elegido el modelo EFQM (European Foundation for Quality Management). ¿Porqué? Por qué nos parece un modelo menos rígido que el ISO 9001, y porque es uno de los que tenemos mayor conocimiento.

Aún así debo matizar que escogeremos modelos de otros sistemas para determinados aspectos, por ejemplo, la gestión documental la basaremos en ISO 9001, y escogeremos conceptos de TQM para la realización del proyecto.

Por dónde empezar

La respuesta es sencilla: necesitamos saber cómo estamos actualmente respecto la modelo elegido. Para ello, repasaremos punto por punto cada uno de los ítems que definen el modelo. Algunos de los modelos disponen de cuestionarios de ayuda. Si no se dispone de ningún cuestionario, puede elaborarse uno nuevo.

La finalidad es saber cómo esta la entidad que está implantando el sistema respecto el modelo que se ha elegido.

A continuación …

A continuación hay que ir modificando cada uno de los puntos que distan de la norma o especificación del modelo. Mi recomendación es empezar por aquel que os resulte más sencillo de implantar, y ir siguiendo a medida que aumenta el nivel de dificultad; otra opción podría ser empezar por aquellos procesos clave para el buen funcionamiento de la entidad.

No perder el foco

Durante el proceso de diseño y implantación del sistema no hay que perder el objetivo. El objetivo de un sistema de calidad debería ser la mejora del servicio/producción. Además algunos de estos sistemas nos permitirán conseguir un sello, pero en ningún caso ese debería ser el objetivo, sino más bien el premio.

Los sistemas de gestión son herramientas muy poderosas si se usan correctamente. Aquellos sistemas que se implantan con el único objetivo de conseguir una certificación, y en los cuáles la dirección de la empresa (y en consecuencia el resto de plantilla) no cree en él, está condenado al fracaso.